Facebook  Twitter  Youtube

ES FÁCIL SER ENTRENADOR


Un día casi sin darnos cuenta, pasamos de dar vueltas en una pista, a ocupar los costados en entrenamientos y detrás de la delimitación asignada en alguna competencia. Generalmente sin una formación previa, enseñamos lo que aprendimos como patinadores.


En Argentina, si bien se dictan cursos para habitar a los entrenadores para que puedan asistir a sus deportistas, estos son recientes, breves y carentes de herramientas suficientes para el desarrollo profesional.


Como cuando por primera vez intentamos mantener el equilibrio en patines, seguramente sin botas, ocupamos el lugar de “Entrenador” o “Profesor”. Enseñar lo que aprendimos no es incorrecto, si bien la técnica es la misma, pero lo que aprendimos fue en relación a nuestra capacidad física y de psicomotricidad. También las técnicas se actualizan y mejoran, y si bien son las mismas para cada deportista o grupo, su aplicación es distinta.


En los videos de enseñanza se ven los trompos y saltos terminados, como así también en reglamentos o libros de técnica se describen detalladamente cómo es la ejecución correcta. Considero que mas allá de saber cómo describir, por ejemplo, la nomenclatura (1) Axel: izquierdo adelante externo, una vuelta y media, derecho externo atrás externo. Sabemos que antes de llegar al pie izquierdo, hay toda una entrada sobre el pie derecho, luego el apoyo del pie izquierdo, la elevación, la posición del cuerpo en el aire, etc. Entonces hay muchos puntos que no están claros para la mayoría de los profesores. Todo se resume en saltar y caer parado o girar muchas vueltas en el caso de los trompos.


En las primeras categorías (saltos simples, trompos en un pie, trabajo de piso secundario), no presenta mayor problema, y no se nota tanto la falta de técnica. Aquí la descripción directa del ejercicio puede ser una forma efectiva para que el alumno aprenda, aunque no sea con la técnica correcta. Pero cuando se complejizan los ejercicios (dobles, Triples, trompos clase A), Lo no aprendido incorrectamente se pone de manifiesto y es obstáculo para el avance. El hecho de realizar una combinación de simples completa, no quiere decir que este efectuada correctamente. Es decir que, en el nivel del saltos simples la falta de conocimientos técnicos no impide que estos se puedan realiza (aunque incorrectamente). A partir del Axel se empiezan a poner de manifiesto estas carencias. Lamentablemente cuando un patinador o profesor se dan cuenta que necesitan más conocimientos resulta muy difícil revertir lo ya incorporado. Esto se notar más a la hora de realizar saltos y trompos clase A.


A esto se suma la forma de explicar un ejercicio, que si bien puede ser directa, es decir describiendo paso a paso desde comienzo al final de un salto o trompo, también puede ser por medio de ejercicios. En este aspecto el desconocimiento es mayor, puesto que el desconocimiento es mayor en cuanto a cómo administrar el trabajo, transmitir la información, etc.


Considero que la utilización de ejercicios complementarios o intermedios es el método más rápido y efectivo para enseñar.


Aunque en principio parezca que con los ejercicios intermedios se pierde tiempo, a lo largo de la del difícil y apasionante camino que significa de la preparación de un patinador, notaremos que los pasos intermedios son fundamentales.


Desde el punto de vista de la Psicología del deporte, el establecimiento de metas es fundamental. Las mismas se centran en el rendimiento técnico y no en el resultado que sería lograr una medalla. Concentrarse en rendir en técnica, coreografía, etc. Consecuentemente nos llevara a conseguir el resultado, y no a la inversa.


Las metas se dividen en corto y largo plazo. Llegar a un salto puede ser la meta final después de estaciones anteriores, luego otro objetivo o meta sería llegar por ejemplo al programa Perfecto.


Voy a tomar a las metas de corto plazo a las que se pueden planear para una etapa del entrenamiento como puede ser la pretemporada, y de un plano menor a las del día a día del entrenamiento.


Estas pequeñas metas a realizar en un entrenamiento, serian los pasos intermedios o ejercicios que nos llevaran a logro final. Deben ser diseñadas según la carga semanal que tenga el deportista y podrín ser adaptadas según el estado del mismo. Este movimiento el muy sutil y dependerá mucho del conocimiento que tenga el profesor de su alumno. Esto no significa variar según el gusto diario del deportista, pero si ver que lo motiva mas en cada momento, siempre recordándole el objetivo final.


La disciplina que conlleva repetir una y otra vez un salto, acarrea a una saturación y en consecuencia a cometer errores. Los pasos intermedios nos permiten trabajar sobre lo mismo sin excedernos en la tediosa repetición.


Conclusión

Para ser profesor si bien se enseñará según lo que aprendimos, hay que entender que el alumno que tenemos enfrente es otra persona. En base a las condiciones de nuestro alumno debemos armar el entrenamiento. No es suficiente lo que aprendimos como patinadores, por lo tanto tomar cursos sobre patinaje, preparación física, psicología del deporte, danza, etc. Serán un aporte importante a nuestra formación. Como en Argentina no hay escuela de entrenadores, somos en mayoría autodidactas y responsables de nuestra formación. Los pasos intermedios para lograr un objetivo técnico, son una herramienta útil que baja la ansiedad propia y de nuestro deportista y ayuda a fijar conceptos sin caer en el cansancio de la repetición. Si bien en este artículo no desarrollo la metodología completa, intento dar una aproximación de una forma de trabajo que pude ser útil, como así también abrir un espacio para reflexionar sobre nuestro lugar como profesores.


José Luis Ferreiro
Licenciado en Psicología
Psicólogo del Deporte
Profesor de Patinaje